5 razones por las que todos amamos a Iron Man… o a Robert Downey Jr.

98
5 razones por las que todos amamos a Iron Man… o a Robert Downey Jr. 2

Robert Downey Jr. es uno de esos actores que se han convertido rápidamente en un ícono, un ídolo de masas, y el actor lo pudo lograr rápidamente con su papel de Iron Man y esa personalidad tan peculiar que lo ha llevado a ser uno de los héroes favoritos por todos los fanáticos de los cómics.

Pero no ha sido sólo su personaje, Iron Man, quien se ha llevado todo el cariño de los fans de las pelis de superhéroes, si no que también quien lo interpreta ha logrado que los fanáticos lo admiren.

Si tienes alguna duda sobre lo que te estamos contando, aquí te dejamos 5 razones para que por lo menos te caiga bien Robert Downey Jr:

1Como Sherlock o como Tony Stark es increíble

Cada uno de los personajes de Robert Downey Jr. demuestran el esfuerzo y la dedicación del artista y es por eso que lo hace tan genial.

2Si están pasando alguna de las películas de Robert no puedes dejar de verla, es magnético

Seamos sinceros, todos hemos visto al menos 3 veces cada una de las Iron Man y no nos importa si la película ya va a terminar, lo más importante es ver a Robert.

3Tony Stark es más que un personaje de películas

Robert Downey Jr. conoce el impacto que tiene con su personaje de la armadura y es por eso que ha hecho que Iron Man exista incluso fuera del set, pues Robert sale a encarnar al personaje para alegrar los días de quienes más lo necesitan.

4Lo puede todo, no hay ‘quién o qué’ lo pare

No sólo ha logrado superar sus adicciones, si no que además ha logrado que odiemos a Chris Evans por lo que le hizo Capitán América a Iron Man en Civil War.

5Su vida es inspiradora

La vida del verdadero Robert Downey Jr. es bastante trágica, de hecho, su vida como estrella de Hollywood comenzó a brillar hace unos pocos años porque él tuvo una juventud llena de adicciones y de excesos.

Si a vosotros también os encanta este actor, por las pelis que hemos comentado o alguna menos conocida, ¡Contadnos por qué!